martes

Llueve a cantaros



El clima ya parece una borma del destino, pero no importa, necesitaba este descanso hoy y encontrar a Emiliano que es más real que los otros dos. Mi corazón late con fuerza y mi ansiedad no me deja ni dormir una siesta.

Pienso, pienso y pienso tantas olas mirare, tanta arena tocare y situaciones se crearan me guste o no, la ansiedad me mata y el tiempo pasa lento.
Volver a ver esos ojos castaños que dicen tanto como los míos y tu personalidad que parece comprender la mía, juntos, divertidos, pasionales.

Llueve a cantaros con hermosas y gigantescas olas verdes, con su espuma desbundada y el retumbe de sus golpes, así como los golpes del viento y la lluvia en la chapa.
Las gaviotas vuelan sin peligro dejándose planear, como dejare yo que me lleve el verano junto con mi mar de amor.

No hay comentarios: